El Servicio Andaluz de Salud suspende varias asignaturas en su gestión sanitaria, y si dependiese del Sindicato Médico Andaluz, no pasaría de curso. Esperemos que en el sprint final consigan aprobar algunas.

Desde que llegó el actual gobierno de la Junta de Andalucía a tomar las riendas en materia de sanidad, han sido muchas las demandas que le hemos hecho llegar por parte del Sindicato Médico Andaluz como interlocutor de los facultativos andaluces.

Pero como éramos conscientes de que en una legislatura no era posible corregir las deficiencias que desde hace años veníamos denunciando, concentramos nuestro esfuerzo en priorizar los temas más urgentes.

A estas alturas, cuando en el mejor de los casos quedaría prácticamente sólo 1 año de legislatura (quién sabe si los rumores de adelanto electoral a la próxima primavera son ciertos), quedan por resolver grandes temas prioritarios para nuestra organización, que son:

-CRP. La propia Administración se comprometió a dos cosas: la primera, plasmada en documentos de trabajo cuya negociación fue llevada expresamente por el gerente del SAS, fue la negociación para pasar el CRP a masa salarial fija, de tal manera que en tres años tendríamos un 60 %, luego un 70 % y en tercer año un 85 % del CRP consolidado como masa salarial fija, dejando el resto como parte variable. Y la segunda, a abonar los porcentajes que quedan pendientes de los ejercicios del 2019 y del 2020. Ninguna de las dos cosas se ha hecho.  

-Equiparación salarial con el resto de España. Si bien es cierto que se ha suprimido la discriminación de la exclusividad (con matices, porque no ha quedado exactamente igual que el que ya tenía exclusividad), y ha habido 2 subidas en el precio de la hora de guardia (y falta una tercera subida), la equiparación salarial no puede basarse sólo en estos dos conceptos, pues sólo afectan a un grupo de profesionales. Así, el que ya estuviese cobrando la exclusividad y no haga guardias no ha visto incrementado su salario. Y son muchos los que se encuentran en esta situación. Luego para ellos no ha supuesto ningún cambio.

-Carrera Profesional. Desde que se inició en Andalucía la carrera profesional han sido muchos colectivos los que quedaron excluidos de la misma. Básicamente nos referimos al Cuerpo A4, el personal de gestión y servicios y el personal interino (a pesar de que ya hay numerosas sentencias que les otorgan el derecho a cobrarla). De igual modo nuestra exigencia siempre ha sido simplificar nuestro modelo de carrera profesional, que más bien parece una carrera de obstáculos pues es la más compleja y difícil de obtener de toda España. En el pasado mes de julio del año en curso llegamos a un acuerdo en mesa sectorial (29 de julio) por el que, al menos de momento, conseguíamos algunas de nuestras pretensiones: que el Cuerpo A4 y el personal de Gestión y Servicios tuviese su carrera profesional, comenzando ésta en enero de 2022. Metidos ya en el mes de noviembre sólo sabemos de ese acuerdo que aún no se ha llevado al Consejo de Gobierno ni se ha publicado en BOJA. Todo hace pensar que no va a ser incluido en los presupuestos y por tanto no van a cumplir con lo pactado en la mesa sectorial, máximo órgano de representación de los trabajadores con el SAS. Será papel mojado. 

-Reordenación de las urgencias en Atención Primaria: una de las prioridades del SMA en AP fue cambiar el modelo actual de los Dispositivos de Apoyo (DA)-DCCU basado en una norma (nunca publicada en BOJA) de enero de 2007 y que el SMA no firmó. Desde el inicio, y no sólo con la actual Administración sino también con la anterior, hemos exigido mesas de negociación (y algunas hemos tenido) para cambiar las lamentables condiciones laborales de los DA-DCCU (jornada, retribuciones, localización, cuadrantes, disponibilidad, desplazamientos, etc.). En las mesas de negociación siempre se nos ha remitido al Plan Andaluz de Urgencias y Emergencias (PAUE) como marco regulador, pero nunca se ha avanzado ni una pizca en cambiar, aunque fuese algo. Han sido desde el principio mesas para marear la perdiz y parecer que se negociaba algo. 

-Equiparación salarial entre Atención Primaria y Atención Hospitalaria: es conocidos por todos (bueno la Administración nos llegó a decir que no lo sabía) que hay diferencias en las pagas extras y pagas en caso de IT entre Atención Primaria (AP) y Atención Hospitalaria (AH). De tal manera que en AP se cobra menos que en AH en las extras y en caso de IT. Todo ello viene motivado por el complemento FRP, que en AH es mayor que en AP y como este complemento sí forma parte de la extra y de la nómina en caso de IT ese es el motivo de dichas diferencias. Esta reivindicación se la hemos enviado por escrito y con registro de entrada por 3 veces al gerente del SAS, y su respuesta siempre ha sido que no le consta. Otra asignatura suspensa. Pero en esta asignatura el gerente ni se ha presentado al examen.

-Implantación de la continuidad asistencial en Atención Primaria. El tema viene de largo. Concretamente de un acuerdo de mesa sectorial del año 2006, por el que se implantaba la continuidad asistencial en AH y se iba a desarrollar en AP. Han pasado 15 años y aún nada, aunque tras las reiteradas exigencias en mesa sectorial por parte del SMA, se podía sospechar que si los presupuestos de la Junta de Andalucía para el año 2022 salen adelante pudiera implantarse por fin en AP. Pero aun así, tendremos que estar muy atentos para que esta posible implantación no se haga de forma escasa y arbitraria. En esta asignatura, cuando veamos el examen final, igual se le podría dar un aprobado raspón. 

-Sobrecarga y desburocratización en Atención Primaria. Tema que ha sido llevado directamente por la Dirección General de Asistencia Sanitaria (DGAS) y en el que ha habido hasta ahora muchas sombras y pocas luces. El SMA le hizo llegar una propuesta de mejoras para evitar la sobrecarga, la excesiva burocratización y disminuir la demora, incluyendo la implantación de la continuidad asistencial en AP. De eso hace más de 2 años y no nos han hecho caso. Y un ejemplo de ello es que la línea por la que ha optado la DGAS para paliar la sobrecarga y demora ha sido implantar los Protocolos de Consulta de Reorientación de la Demanda, por medio de los cuales las patologías banales (así lo califica el SAS) de 18 procesos los valorarán primero los enfermeros y después ya veremos si se van a su casa los pacientes o los tiene que ver el médico. Recientemente hemos publicado una encuesta realizada por el SMA en la que más del 90 % de los médicos es contrario a que enfermería atienda a pacientes con patologías que deben ser valoradas por el médico, y el 83 % opinó que incluso se podría estar incurriendo en intrusismo. Seguramente el SAS ni la habrá leído o nos dirá que no es valorable. Será otro cate para septiembre casi seguro.

-Puestos de difícil cobertura (PDC) para el resto de los facultativos, y no sólo para Médicos de Familia. Aquí el SMA también ha hecho llegar al SAS, por escrito y con registro, sus propuestas para no sólo actualizar los actuales centros declarados como PDC tanto en Atención Primaria como en Atención Hospitalaria. Nuestras propuestas van encaminadas a incentivar económicamente esos PDC para hacerlos atractivos, porque con lo aprobado hasta ahora (puntos para bolsa, OEP, carrera…) está claro que no es suficiente. Pero el SAS debe tener un problema con el correo y el registro, porque tampoco nos ha contestado. Ya sabéis, para septiembre.

-Concurso de traslados abiertos y permanentes donde se oferten el 100 % de las plazas disponibles. El SAS nunca ha ofertado el 100 % de las plazas disponibles para un traslado en la categoría de facultativos, mientras sí lo hace en otras categorías, a pesar de que el SMA siempre lo ha exigido. El SAS ha argumentado que hay que mantener un equilibrio entre lo que se oferta a traslados y garantizar la asistencia a la población, para evitar dejar a determinadas zonas descubiertas de médicos. A nuestro modo de ver, compaginar ambas cosas no impide que se puedan convocar traslados abiertos y permanentes, y para evitar el despoblamiento de médicos de determinadas zonas volvemos a nuestra propuesta para los PDC. 

-Aumento del tramo pendiente de subida de la hora de guardia. Este punto esperemos que se cumpla a principios del año 2022, aunque visto lo visto con otras cosas pactadas y aprobadas en mesa sectorial y que no se han cumplido…

Vaya examen que les queda en septiembre. Bueno, quien dice septiembre, bien pudiera ser las próximas elecciones a la Junta de Andalucía.

Fdo. Comité Ejecutivo SMA